martes, noviembre 14


En la cuadra resuena una larga frenada. Salimos y vemos una combi de reparto de galletitas cruzada en medio de la avenida, y atrás, un cuerpo tendido. El tipo respira apenas; nomás se le mueven el abdomen y la mandíbula; un chorro diminuto de sangre debajo de la nuca. Llegan los curiosos, la policía, Ecco, el 107. Un testigo cuenta: iba drogado, tambaleándose, parecía que no cruzaba pero al final encaró. Se esparce el comentario general, sentido común que le dicen: pobre el muchacho de la chata, complicarse la vida por un drogadicto de mierda…

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Debo admitir que este blog me produjo algo asi como el tema brain damage si ahora estuviera drogado con acido pero sin el acido y sin brain damage.
gracias por eso.

12:51 p. m.  
Anonymous Scootie said...

Y claro, los argentinos seguimos siendo derechos y humanos. Al menos no le robamos las galletitas al repartidor (creo)...
gracias Adrian por este blog

4:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

algo habra hecho!

7:43 p. m.  
Anonymous adrián said...

lucien, scootie, gracias a ustedes por la buena onda, seguimos en contacto.
usuario, please, ¡no me hagas acordar de pergolini-pigna!

9:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

JAJA!!

12:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home