martes, agosto 7

El testaferro Macarrón. Detalles y secretos de la muerte de Nora Dalmasso

Por Christian Sanz (Tribuna de Periodistas)

Marcelo Macarrón estaba decidido. Se dirigió a la calle Moreno 1453 de la localidad de Río Cuarto, Córdoba, e ingresó por la puerta principal. Allí se encontraba el domicilio de Profas SA, empresa dedicada a la vigilancia privada e investigación. Con sus manos sudorosas, el médico habló con Mario Federico Olmedo, uno de los empleados de la firma, a efectos de contratarlo en el marco de un trabajo muy particular. "Necesito que sigas a mi mujer", le dijo Macarrón a Olmedo, para después acordar el monto a cobrar por el trabajo.

Una vez que hubo salido de Profas, Macarrón llamó a un poderoso personaje de la provincia de Córdoba para tranquilizarlo: "Ya está, ya contraté a un detective privado para seguir a Norita. Si logro fotografiarla con alguien y demostrar que me es infiel, zafamos".

¿De qué hablaba el médico?

Macarrón sabía que Norita le era infiel, era parte de juego de su matrimonio. El problema era otro y tenía que ver con el pedido de divorcio que ella le había efectuado días atrás. "Me quiero divorciar", le dijo sin medias tintas. "Primero tenemos que arreglar algunas cosas, no olvides que lo que tenemos no nos pertenece por completo", contestó Macarrón, refiriéndose a algunos bienes que, si bien estaban a nombre de él, pertenecían a terceras personas. "No hay nada que arreglar, son bienes gananciales y el 50 por ciento es mío", dijo ella cortando la conversación y amenazando con contar todo "lo que sabía". La tranquilidad que solía caracterizar a Macarrón desapareció por completo en ese mismo instante. Sabía muy bien de qué le hablaba su mujer y si la amenaza se cumplía sería el comienzo de un tembladeral para varios políticos y empresarios de primer nivel de Córdoba.

Las palabras de Nora, confirmadas por su propia madre, fueron el disparador de lo que vendría después.



(Sigue acá.)

1 Comments:

Blogger Marcus said...

de lo mas grosso esto!, prolongación descarada del Angelocismo. O quizás diríamos, prolongación natural y sin fisuras de la Política en Córdoba, sin más.

5:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home